restaura.es.

restaura.es.

Cómo elegir las lijas correctas

Cómo elegir las lijas correctas

Introducción

La restauración de muebles es una tarea apasionante que requiere una gran habilidad y conocimiento. Entre las herramientas más importantes para llevar a cabo este trabajo están las lijas. Existen diferentes tipos de lijas, y cada una tiene un uso específico. En este artículo, te enseñaremos cómo elegir las lijas correctas para cada tarea de restauración de mobiliario.

¿Qué es una lija?

La lija es un papel abrasivo que se utiliza para pulir o desgastar superficies. Está hecha de granos de arena adheridos a una base de papel o tela. Es una herramienta importante para el trabajo de restauración de muebles, ya que permite al usuario lijar superficies hasta obtener el acabado deseado.

Tipos de lijas

Existen diferentes tipos de lijas, cada una con un objetivo diferente. A continuación, te presentamos los tipos de lijas más comunes:

Lija de papel de lija

Las lijas de papel de lija se utilizan para el lijado de superficies planas o curvas. Están hechas con granos de arena en diferentes tamaños y se presentan en forma de hojas, generalmente de 9x11 pulgadas. Son las más económicas y se pueden encontrar en cualquier ferretería.

Lija de tela

Las lijas de tela se utilizan para superficies más duras y resistentes, como el metal, o para lijar en húmedo. Están hechas con granos de arena adheridos a una tela y se venden en forma de rollo. Son más caras que las de papel de lija, pero son más duraderas y resistentes.

Lija con velcro

Las lijas con velcro permiten cambiar fácilmente las hojas de lija y adaptarlas a diferentes tipos de lijadoras. Se presentan en forma de discos y se pueden encontrar en diferentes tamaños y granos de arena.

Lija para madera

Las lijas para madera están diseñadas específicamente para lijar superficies de madera. Están hechas con granos de arena más finos y suaves para evitar dañar la madera. Se pueden encontrar en forma de hojas o discos.

Granulometría

El tamaño de los granos de arena en la lija se mide en granos por pulgada cuadrada (GPPC). Cuanto más alto sea el número, más pequeños serán los granos y más suave será la superficie que lijas. Los números más bajos tienen granos más grandes y se utilizan para lijar superficies más ásperas.

Granulometría común de lijas

  • 40 a 60 GPPC: para eliminar pintura o barniz viejo.
  • 80 a 100 GPPC: para eliminar arañazos profundos o lijar superficies rugosas.
  • 120 a 150 GPPC: para preparar la superficie para una nueva capa de pintura o barniz.
  • 180 a 220 GPPC: para lijar y preparar la superficie antes de aplicar un sellador o imprimación.
  • 240 a 280 GPPC: para lijar entre capas de pintura o barniz para obtener una superficie más suave.
  • 320 GPPC o más: para lijar la última capa de pintura o barniz antes de aplicar una capa transparente de sellador o protector.

Cómo elegir la lija correcta

Ahora que conoces los diferentes tipos de lijas y granulometrías, ¿cómo eliges la lija correcta para cada tarea? Aquí tienes algunos consejos:

Conoce el material que vas a lijar

Cada superficie de mueble puede requerir una lija diferente. Si vas a lijar una superficie de madera, por ejemplo, necesitarás una lija para madera con un número de GPPC específico. Si vas a lijar una superficie metálica, necesitarás una lija de tela con un GPPC específico para metales.

Conoce el acabado que deseas obtener

Para obtener un acabado suave y pulido, necesitarás una lija con un número de GPPC más alto. Si deseas un acabado más áspero y rústico, necesitarás una lija con un número de GPPC más bajo.

Conoce el tipo de trabajo que vas a hacer

Si necesitas lijar una gran superficie, es mejor utilizar una lija de papel de lija en forma de hojas. Si vas a lijar una superficie curva o difícil de alcanzar, necesitarás una lija con velcro que se adapte a la lijadora.

Conclusión

Las lijas son una herramienta importante para el trabajo de restauración de muebles. Es importante conocer los diferentes tipos de lijas y granulometrías para poder elegir la lija correcta para cada tarea. Con este conocimiento, podrás obtener los resultados deseados en tu trabajo de restauración de muebles.